Home EVANGELIO Miércoles 1º del Tiempo Ordinario.- 15-01-2020

Miércoles 1º del Tiempo Ordinario.- 15-01-2020

32
0

“Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido”

Evangelio según S. Marcos 1, 29-39

Al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en la cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella. Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada cuando todavía estaba muy oscuro, se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron en su busca y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca». Él les responde: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido». Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

 

Meditación sobre el Evangelio

C entro de sus trabajos evangelizadores fue la ciudad de Cafarnaún. Se hospedaba en la casa de Pedro, allí en familia, con los esposos y parientes. La madre de la esposa ha caído enferma. Vuelve Jesús de la sinagoga y la calentura ha subido; está grave. Los de casa le ruegan que la cure. Tienen fe. Jesús les tiene amor. Para ayudarles a su fe formula un mandato categórico de intención pedagógica (¡es tan gran Maestro y se acomoda tanto a los pequeños!), imperó con energía a la fiebre. Cogió seguro de la mano a la enferma y la fiebre desapareció.

Jesús lleno de amor; ellos de fe, ¿se irían llenando de amor? En cuanto terminó el sábado a las seis de la tarde, terminaba el descanso obligatorio. La gente cargó con sus enfermos y se los llevaron a Jesús, ¡curioso espectáculo! Las familias por la calle con sus enfermos. A todos los fue curando. Deliciosa escena; los rostros de los enfermos anhelantes, los cuerpos agarrotados por la dolencia, luego de pie entre los abrazos de los suyos, el semblante del Maestro iluminado de dulzura y cariño, sus manos finas vertiendo salud, su alma gozando con el gozo de los corderos y su iniciación en la fe de una doctrina en que Dios es Padre y los hombres buenos como Él.
Los demonios trataban de perturbar aquel idilio con malintencionados elogios, y Jesús los silenciaba. La ciudad se agolpaba a su puerta.

¡Bendito Jesús, consuelo y oro, caridad andante, que por darnos bienes de cuerpo y alma «tomó sobre sí nuestra flaqueza y cargó con nuestras enfermedades»!

(32)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons