Home PROGRAMAS Conociendo las escrituras Conociendo las Escrituras: Capítulo 7-Éxodo 1

Conociendo las Escrituras: Capítulo 7-Éxodo 1

319
0

Os presentamos un capítulo más del programa que te acerca a la Biblia como nunca antes, ‘Conociendo las Escrituras’ un programa dirigido por Beatriz Ozores que vuelve en esta temporada continuando la serie de programas. Hoy veremos que no era Moisés el que guiaba al pueblo, sino que Dios guiaba al pueblo por medio de Moisés.

1. Los hijos de Israel en Egipto

“1Éstos son los nombres de los hijos de Israel que bajaron a Egipto con Jacob, cada uno con su familia: 2Rubén, Simeón, Leví, Judá, 3Isacar, Zabulón, Benjamín, 4Dan, Neftalí, Gad y Aser. 5El total de los descendientes directos de Jacob era de setenta personas. José estaba ya en Egipto. 6Luego murió José, y todos sus hermanos y toda aquella generación. 7Pero los hijos de Israel fueron prolíficos y crecieron, se multiplicaron y se hicieron muy fuertes, hasta ir llenando el país entero.” (Éxodo 1,1-7)

 Continuación Génesis.

2. Opresión de los hijos de Israel en Egipto

“8 Surgió en Egipto un nuevo rey que no había conocido a José, 9y dijo a su pueblo: Mirad, el pueblo de los hijos de Israel es ya más numeroso y fuerte que nosotros. 10Vamos, actuemos astutamente con él, para que no siga multiplicándose y suceda que, si se declara una guerra, se unan a nuestros enemigos, peleen contra nosotros y luego abandonen el país.” (Éxodo 1,8-10)

 Este «nuevo rey» podría ser Ramsés II (princ. s. XIII aC)… Este faraón quería restablecer el poder imperial frente a los extranjeros e invasores.

 Por vez primera en la Biblia se habla del «pueblo de los hijos de Israel».

 La Biblia contrapone dos pueblos: el pueblo del Faraón, opresor y cruel, y el pueblo de Israel, oprimido. Con el tiempo, los hijos de Israel tomarán conciencia precisamente de esto: de que forman un «pueblo» elegido por Dios y liberado de la esclavitud de Egipto para cumplir una importante misión en la historia. No es solamente una multitud de tribus o familias, sino un pueblo, el pueblo de Dios.

“11Así pues, les impusieron capataces que les oprimieran con duros trabajos mientras construían para el Faraón las ciudades de almacenaje Pitón y Ramsés. 12Pero cuanto más los oprimían, más se multiplicaban y propagaban. Los egipcios llegaron a sentir pavor ante los hijos de Israel, 13así que los esclavizaron con crueldad.” (Éxodo 1,11-13)

 Pitón y Ramsés son «ciudades de almacenaje» porque en los silos de sus templos se guardaban las provisiones militares para las guarniciones de frontera.

 Como parte de su “programa de exterminio”, el faraón decidió matar a todos los niños hebreos recién nacidos, pero no a las niñas. Así, cuando las niñas crecieran tendrían que casarse con egipcios y todas las tierras buenas que pertenecían a los israelitas volverían a manos de los egipcios. Era un plan perverso, con cierto sentido diabólico.

3. Nacimiento de Moisés

 Lógicamente, las mujeres hebreas no cooperaron con el plan del faraón y el pueblo siguió multiplicándose. Algunos niños fueron sacrificados, pero a otros lograron salvarlos, como fue el caso de Moisés a quien escondieron en una cesta de mimbre.

“5La hija del Faraón bajó a bañarse mientras sus doncellas paseaban por la orilla del río. Cuando descubrió la cesta en medio de los juncos, envió a su sierva para que la recogiera. 6Al abrirla vio al niño que lloraba, se compadeció de él y dijo: — Es un niño de los hebreos.
7Entonces la hermana del niño dijo a la hija del Faraón: — ¿Quieres que vaya a buscarte una nodriza que te amamante al niño?
8— Ve — le contestó la hija del Faraón. Fue, pues, la joven y llamó a la madre del niño. 9Y la hija del Faraón le dijo: — Llévate este niño y amamántamelo, que yo te daré tu salario. Tomó la mujer al niño y lo amamantó. 10Cuando el niño creció, su madre lo llevó a la hija del Faraón, que lo trató como a un hijo y le impuso el nombre de Moisés, diciendo: «De las aguas lo he sacado».” (Éxodo 1,5-10)

 Moisés es acogido en palacio donde pasará su infancia. Según la ley egipcia el hijo adoptivo gozaba de la misma condición que cualquier otro hijo. Documentos extrabíblicos constatan que en esta época los faraones hacían instruir a jóvenes extranjeros…. Pero su propia madre estaba allí para amamantarlo y enseñarle la verdadera fe de sus antepasados.

 El término hebreo que se ha traducido por «cesta», es el mismo que en el relato del diluvio designa el «arca» de Noé. Allí nació una nueva humanidad; aquí nace un nuevo pueblo.

MOISÉS = FIGURA DE CRISTO POR EXCELENCIA
MISIÓN DE MOISÉS = Salvar al Pueblo de Israel de la “opresión”
MISIÓN DE CRISTO = Salvar a toda la humanidad del “pecado”

4. Moisés se rebela

 Un día, mientras paseaba entre los hebreos, vio a un capataz egipcio golpear a un esclavo hebreo. Moisés mató al egipcio, “prefirió verse maltratado con el pueblo de Dios que disfrutar el goce pasajero del pecado” (hebreos 11,25).

“15Se enteró el Faraón del hecho y trató de matar a Moisés; pero Moisés huyó y se estableció en el país de Madián.” (Éxodo 2,15)

 El faraón indignado por el asesinato de uno de sus inspectores de obras y temeroso de una sublevación de los hebreos esclavos le condenó a muerte.

5. Moisés en Madián

 Es difícil situar geográficamente la región de Madián. Posiblemente esté en la península del Sinaí, zona desértica donde solían refugiarse los que huían del control de las autoridades egipcias.

La Biblia habla con frecuencia de los madianitas, descendientes de Abrahán y emparentados, por tanto, con los israelitas.

“16El sacerdote de Madián tenía siete hijas. 21Moisés accedió a establecerse con este hombre, que le entregó por esposa a su hija Séfora. 22Ésta le dio un hijo al que puso por nombre Guersom, porque dijo: «Extranjero soy en tierra ajena».” (Éxodo 2,16.21-22)

“23Sucedió al cabo de mucho tiempo que murió el rey de Egipto. Los hijos de Israel gemían bajo la esclavitud. Clamaron y su grito desde la esclavitud llegó hasta Dios. 24Escuchó Dios su lamento y se acordó de su alianza con Abrahán, con Isaac y con Jacob. 25Y miró Dios a los hijos de Israel y cuidó de ellos.” (Éxodo 2,23-25)

 

 

 

(319)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons