Home EVANGELIO Lunes 25º del Tiempo Ordinario.- S. Pío de Pietrelcina 23-09-2019

Lunes 25º del Tiempo Ordinario.- S. Pío de Pietrelcina 23-09-2019

110
0

“Mirad, pues, cómo oís, pues al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener”

Evangelio según S. Lucas 8, 16-18

Jesús dijo a la gente: «Nadie que ha encendido una lámpara, la tapa con una vasija o la mete debajo de la cama; sino que la pone en el candelero para que los que entren vean la luz. Pues nada hay oculto que no llegue a descubrirse, ni nada secreto que no llegue a saberse y hacerse público. Mirad, pues, cómo oís, pues al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener».

 

Meditación sobre el Evangelio

Q ue yo hable en parábolas o en doble sentido, no es para ocultar las cosas. He venido a dar testimonio de la verdad, a ser la luz del mundo. Lo que yo oculto, ya dará su explosión de luz. La lámpara que se esconde es para protegerla del aire; luego, de seguida, se saca al público, se descubre para que alumbre en torno. Pero mirad cómo oís, porque si oí mal, hay que taparos las verdades; puesto que, dejarlas descubiertas, es hacerse todos daño. Más aún; de tal manera es mi hablar que da claridad para el bueno y deja en la noche al malo. Al que ve, se le dará más ver; al que no ve, ¿para qué se le va a dar? Se le quitará de ver. En la medida que viereis, se os dará. Al mostrar un panorama encantador, si adviertes que uno es zote, aun el minuto que ibas a dedicarle, se lo retiras, porque es un memo.

Al que lo gusta y saborea, le alargas el tiempo, a medida de su percepción. Al que con un gusto de artista se encanta y extasía, lo llevas a esta y a la otra eminencia, a este y al otro balcón, a medida de su rica contemplación. Así dice Jesús: «Mirad cómo oís, pues a vuestra medida se os dará». Se recoge Jesús y lanza más allá la barra:«Se os dará aún más, a vosotros que escucháis». Dios siempre irá dando más, en la medida que toméis. Algunos creen que tienen; eso que creen tener, no lo tienen, pues fueron borrados de la lista de la luz. ¿Porqué?, porque atarugados en sabiduría de hombres, a cuenta de su ciencia e impertinencia, repudiaron el evangelio. No tuvieron ver de Dios. Por su repudio fueron repudiados; se les quitó lo que creían tener: «Yo vine para que, los que ven, (los orondos del saber, contradictores del evangelio) no vean».

(110)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons