Home EVANGELIO Lunes 24º del Tiempo Ordinario Santos Cornelio y Cipriano.- 16-09-2019

Lunes 24º del Tiempo Ordinario Santos Cornelio y Cipriano.- 16-09-2019

144
0

“Jesús se admiró de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: “Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe”

Evangelio según S. Lucas 7, 1-10

Cuando Jesús terminó de exponer todas sus enseñanzas al pueblo, entró en Cafarnaún. Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado a quien estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, el centurión le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese a curar a su criado. Ellos, presentándose a Jesús, le rogaban encarecidamente: «Merece que se lo concedas, porque tiene afecto a nuestra gente y nos ha construido la sinagoga». Jesús se puso en camino con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió unos amigos a decirle: «Señor, no te molestes; porque no soy digno de que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir personalmente. Dilo de palabra y mi criado quedará sano. Porque también yo soy un hombre sometido a una autoridad y con soldados a mis órdenes, y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; y a mi criado: “Haz esto”, y lo hace». Al oír esto, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: «Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe». Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano.

 

Meditación sobre el Evangelio

E ste centurión es de los hombres que gustan a Dios. Abundaba en caridad y en fe; puesto que ama a su esclavo, y tan de veras, que sufre porque él sufre, conforme describe Pablo la caridad: «Gozar con el que goza, sufrir con el que sufre; en las necesidades de los hermanos entrar a la parte aliviándolas» (Rom 12, 15). Tanto le ama que, como una madre envía a suplicar por su hijo, así él por su siervo. «Estuve enfermo y me cuidaste» le recordaría Jesús en el día del juicio. Así era Jesús, como una madre, aun con los peores: «¡Cuántas veces quise cobijarte, como la gallina a sus polluelos y no quisiste!». El centurión tenía caridad. No era su amor a uno solo, sino a todos: «Merece que le atiendas, porque ama a nuestro pueblo y nos ha edificado una sinagoga». Como a él, a otro centurión le miró Dios con cariño, porque sin bautismo ni circuncisión, ya era de Dios por la caridad: «Se le apareció a Cornelio un ángel y le dijo: «Tu oración y tu misericordia con el pobre, subieron delante de Dios y te miró complacido». Exclamó Pedro: «Ahora comprendo que en cualquier nación, todo el que sirve a Dios, es acepto a sus ojos».

Servir a Dios en el caso de Cornelio era su caridad con los hombres y su oración confiada en Dios. Así el centurión del evangelio, servía al prójimo y en él servía a Dios: «Quien sirve al prójimo sirve a Dios».
Y tenía fe; esa fe que a Dios le cuesta tanto conseguir de nosotros, aun de sus santos. La fe en que Dios es Padre, en que su Padre es maternal, en que tenemos que contar a todas horas con su intervención como niños pequeños que somos, sempiternos niños de un sempiterno Padre. A Jesús se le comunicó esa caridad paterna con los hombres; en él brillaba la paternidad de Dios, su Padre y su Amor. Creyendo en Jesús llegarían al Padre. Obras del Padre brotaban en las manos de Jesús («mi Padre es quien obra en mí») para que apoyándonos en Jesús paráramos en el Padre. El centurión puso entera confianza en Jesús; le suplicaba que salvase a su siervo. Y Jesús iba con ellos. Conforme su fe, así se suelta el poder de Dios y se manifiesta el amor.
Otra vez salió a la calle la caridad del centurión y la fe. No quería molestar al Maestro; sabía que no necesitaba acercarse para curar: «Señor, no te molestes…» Lo mismo que él mandaba a sus soldados, el Hijo del Padre mandaba en todas las cosas.

¿A qué molestarle trayéndolo? Prorrumpió Jesús en júbilo; había descubierto un hombre como él quería y no acababa de encontrar en los medios religiosos más formados.
Muchos devotos, circuncisos, bautizados, consagrados, se consideran los herederos del Reino; mas no son hijos sino los que viven en fe y en caridad. Los menospreciados por desheredados de Dios, muchos están más cerca del reino, aprenderán en cuanto oigan. Estos son los que vendrán de fuera y ocuparán los puestos en el corazón del Padre; mientras los otros, los titulares, serán arrojados fuera.

Irán al infierno, lugar del llanto y de la rabia

(144)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons