Home ESPIRITUALIDAD La oración por lo trabajadores que el Papa rezó en Madagascar

La oración por lo trabajadores que el Papa rezó en Madagascar

La oración por lo trabajadores que el Papa rezó en Madagascar
57
0

(ACI) Después de visitar la Ciudad de la Amistad en Akamasoa, el Papa Francisco continuó su visita apostólica en Madagascar este domingo 8 de septiembre con el rezo de una oración por los trabajadores en la Cantera de Mahatazana, anexa a la Ciudad.

En esta cantera trabajan unas 700 personas y, en lo alto de ella, se alza un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, inaugurado en mayo de 2008. Además, en sus instalaciones, gestionadas por la Ciudad de la Amistad, se imparte formación profesional para jóvenes.

La oración tuvo lugar junto al monumento al Sagrado Corazón de Jesús ante una multitud. A su llegada, dos trabajadores recibieron al Pontífice, acompañado por el misionero argentino Pedro Pablo Opeka, fundador de la Ciudad de la Amistad. Tras los saludos, una trabajadora pronunció su testimonio ante el Santo Padre y, después, el Pontífice rezó la oración.

A continuación, la oración por los trabajadores rezada por el Papa Francisco:

Dios, Padre Nuestro, creador del cielo y de la tierra,

te damos gracias por habernos reunido como hermanos en este lugar,

ante esta roca rota por el trabajo del hombre,

te pedimos por todos los trabajadores.

Por aquellos que trabajan con sus manos,

y con un enorme esfuerzo físico.

Cuida sus cuerpos del desgaste excesivo,

que no les falte la ternura y la capacidad para acariciar

a sus hijos y jugar con ellos.

Concédeles constantemente la fortaleza del alma y la salud del cuerpo

para que no sean esclavos del peso de su oficio.

Haz que el fruto del trabajo les permita

asegurar dignamente la subsistencia de sus familias.

Que encuentren en ellas, cada noche, calor, descanso y aliento,

y que juntos, reunidos bajo tu mirada,

conozcan la auténtica alegría.

Que nuestras familias sepan que la alegría de ganarse el pan

es plena cuando ese pan se comparte;

que nuestros niños no sean forzados a trabajar,

puedan ir a la escuela y perseverar en sus estudios,

y sus maestros ofrezcan tiempo a esta tarea,

sin necesitar de otras actividades para el sustento cotidiano.

Dios de justicia, toca el corazón de los empresarios y los dirigentes:

Que hagan todo lo posible

por asegurar a los trabajadores un salario digno,

y unas condiciones que respeten la dignidad de la persona humana.

Hazte cargo con tu paternal misericordia

de los que no tienen trabajo,

y haz que el desempleo —causa de tantas miserias—

desaparezca de nuestra sociedad.

Que cada uno conozca la alegría y la dignidad de ganarse el propio pan

para llevarlo a su casa y mantener a su familia.

Crea entre los trabajadores un espíritu de auténtica solidaridad.

Que sepan estar atentos unos a otros,

que se animen mutuamente, que apoyen a los que están agobiados,

levanten a los que han caído.

Que, ante la injusticia, sus corazones no cedan a la ira, al rencor, a la amargura,

sino que mantengan viva la esperanza

de ver un mundo mejor y trabajar para alcanzarlo.

Que sepan, juntos, de manera constructiva,

hacer valer sus derechos,

y que sus voces sean escuchadas.

Dios, Padre Nuestro, tú has dado como protector de

los trabajadores del mundo entero a san José,

padre adoptivo de Jesús, esposo valiente de la Virgen María.

A El le confío a todos los que trabajan aquí, en Akamasoa,

así como a todos los trabajadores de Madagascar,

especialmente los que tienen una vida precaria y difícil.

Que el los guarden en el amor de su Hijo

y los sostengan en sus vidas y en sus esperanzas.

Amén.

(57)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons