Home EVANGELIO Jueves, solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María 15-08-2018

Jueves, solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María 15-08-2018

153
0

“¡Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá!”

Evangelio según S. Lucas 1, 39-56

María se levantó y se puso en camino de prisa hacia la montaña, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Aconteció que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y, levantando la voz, exclamó: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Pues, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. ¡Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá!». María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, “se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humildad de su esclava”. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí: “su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, “derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia” —como lo había prometido a nuestros padres— en favor de Abrahán y su descendencia por siempre». María se quedó con Isabel unos tres meses y volvió a su casa.

 

Meditación sobre el Evangelio

D e la anunciación del ángel, María no se queda en la grandeza que supone ser madre del que será llamado ‘Hijo de Dios’, ni en contemplarse y quedarse estancada en sí misma por tal motivo, aunque sea para cuidar su estado. Es la fe verdadera el faro que en el mar de la vida alumbra siempre a la caridad, al amor; que da el discernimiento para amar (“Porque en Cristo lo que vale es la fe que actúa por el amor” —Gál 5,6—). Luego, confiadamente puesta en manos de Dios, le tocará actuar a la voluntad. Así María, que con preciosa y bella voluntad, cuando capta lo referente al embarazo de su pariente Isabel, que era estéril y avanzada en años, decide ir con ella un tiempo. Lo piensa poco y sale pronto para acompañar en su alegría, compartir los acontecimientos y planes divinos, y atender en sus necesidades a quien ha concebido un hijo en su ancianidad, exultante por la gran misericordia que Dios ha tenido con ella. “Se puso en camino deprisa…”. ¡Esto también habrá de ser lo nuestro, ponernos en camino; salir cada uno de su ‘yo’ para atender y amar al otro! ¡Cuánto agrada a Dios nuestro amor y dedicación al prójimo! Tanto, que lo constituyó mandamiento suyo mientras nuestro corazón no se vaya llenando de amor. ¡El de María estaba lleno! Y en su entrega, Dios (el Espíritu Santo, su Esposo) la bendice, la piropea por boca de Isabel que, llena de júbilo y linda humildad, alaba su fe. Se saludan las madres, simples mujeres, en una aldea de tantas que había perdidas por las montañas de Judá, y también, desde sus vientres, sus hijos: precursor y Mesías. ¡Cuántas cosas de Dios tienen lugar (la mayoría) en lo escondido!

Y así como Dios aprovecha nuestro contacto con su Palabra, y en momentos oportunos nos trae el Espíritu a la mente, al corazón, a nuestro sentimiento interno, una frase de Jesús o de la Escritura que un día se nos quedó dentro guardada, para, en un determinado momento auxiliarnos oportunamente, aconsejarnos, alegrarnos, etc., del corazón de María empezaron a fluir sentimientos de amor que iba expresando mediante frases de la Escritura en él guardadas, oídas en su momento por ella. Su espíritu desbordaba de gozo y proclamaba la grandeza de Dios, su salvador, que se ocupa de los humildes, de los que en él lo ponen todo, de él se fían y todo de él lo esperan, y los enaltece; de ella misma, a la que llamarán bienaventurada todas las generaciones. Que se ocupa de los hambrientos, sobre todo de él, a los que colma de bienes, mientras que a los ricos, los que ya tienen lleno con tantas cosas el lugar de Dios en sus corazones, los despide vacíos. Él, que obra proezas enormes con su brazo; enormes, pero la mayoría de ellas imperceptibles a los ojos de las gentes, que andan tan ocupadas con tareas del mundo y de sí mismas; tantas que no les queda tiempo para alzar una mirada a Dios ni ocuparse del prójimo. Que es misericordioso con sus fieles de generación en generación… ¡Es un arranque exultante de amor y adoración a Dios!, cuya Palabra está en sus entrañas haciéndose hombre para vivir entre los hombres y mostrar más adelante que ese Dios, Padre suyo, se constituye también Padre nuestro, hermanándonos con él, su Hijo (“… No se avergüenza de llamarlos hermanos, pues dice: anunciaré tu nombre a mis hermanos” —Heb 2—), haciéndonos hermanos unos de otros, y que se acaba nuestra esclavitud. Que viene a liberarnos del poder de Satanás, del poder del pecado, para llevarnos a la nueva tierra de promisión: su reino de amor. La vida de su Hijo, el Evangelio, será el camino para alcanzar tal liberación, la cual llegará a todo aquél que lo tome y lo incorpore a su vivir. De esta manera, de cada uno, movido por el Espíritu Santo, podrá ir brotando en su pequeñez, con María, su propio ‘magníficat’ ante la actuación misericordiosa de Dios en su vida después de haberle dado el ‘sí’ con obras. Demos gracias a Dios y a María Santísima por habernos regalado a través de san Lucas su íntima experiencia de vida. Acudamos confiados a ella que como Madre nos la dejó Jesús y está deseando ayudarnos.

Después de los tres meses vividos con Isabel, María regresa a su casa. Va fortalecida. Le esperan acontecimientos para más ensanchar su fe, esperanza y amor. Es mucho lo que enseñará a su hijo desde pequeño hasta que él se las entienda del todo solo con el Padre, y mucho lo que ella le escuchará, aconsejará, acompasará, consolará y sufrirá en el caminar de él, guiada por el Espíritu Santo. Siendo siempre la llena de Gracia, Dios le seguirá ensanchando su precioso y humilde corazón en el sí de su vida sencilla de cada día, ante la divina misión que le espera. Porque es en la sencillez y aparente intrascendencia de la vida diaria donde se va adquiriendo, amando a nuestro prójimo y confiando en Dios en lo pequeño, la fortaleza necesaria para afrontar ciertos acontecimientos y momentos que nos pueden llegar a lo largo de la vida. Así hicieron aquellas vírgenes prudentes de las que habla Jesús en una de sus postreras parábolas, que llevaban preparado el aceite (la caridad) para que no se le apagaran sus lámparas (la fe), y no les cogió de sorpresa la llegada del esposo… (Mt 25,1-13).

Celebremos, pues, hoy, con total solemnidad, la exaltación de este ser sin igual en toda la Creación, de esta mujer perennemente entregada a hacer la voluntad del Altísimo en su vida (“Aquí está la esclava del Señor…”), cuya entrega la llevó a ser, unida a su Hijo, corredentora de la Humanidad, de cada uno de nosotros.

De nuestra nueva Madre, que llegado su momento culmen en la Tierra, fue asunta al Cielo en cuerpo y alma por el poder de Dios, y que desde allí no cesa de interceder por nosotros ante Cristo, su Hijo, ni de repetirnos: “Haced lo que Él os diga”, queriendo llevarnos en su corazón maternal e inmaculado para facilitárnoslo.

(153)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons