Home NOTICIAS Esta es la historia del sacerdote asesinado en Auswitchz que se negó a pisotear su rosario

Esta es la historia del sacerdote asesinado en Auswitchz que se negó a pisotear su rosario

Esta es la historia del sacerdote asesinado en Auswitchz que se negó a pisotear su rosario
185
0

(ACI) La Iglesia en Polonia recordó al P. José Kowalski, el beato polaco asesinado durante la Segunda Guerra Mundial en el campo de concentración de Dachau, donde se negó a pisar su rosario y llevó consuelo a los prisioneros.

A través de su cuenta oficial, la Conferencia de Obispos de Polonia recordó la profunda devoción del sacerdote.

José Kowalski nació el 13 de marzo de 1911 en Siedliska (Polonia), un pequeño pueblo campesino. Perteneció a una familia profundamente católica, por lo cual fue bautizado el 19 de marzo, día en el que se celebra la fiesta de San José.

A los 11 años ya se distinguía por una “piedad no común, diligencia, alegría y espíritu de servicio” en el colegio San Juan Bosco de Oswiecim, a donde ingresó por deseo de sus padres, Wojciech y Sofía Borowiec.

El beato se destacaba por su servicio, atención y trabajo arduo, así como por su disposición para apoyar a los jóvenes y en el servicio de confesiones. Su celo por acercar a más personas a Cristo llamó la atención del ejército nazi, que lo arrestó junto a otros once salesianos el 23 de mayo de 1941.

Sin embargo, a pesar de los riesgos el P. José realizó su pastoral en el campo de concentración. Este trabajo evangelizador y los maltratos que sufrió son recogidos en el sitio oficial de Salesianos Don Bosco.

“Los jefes del SK [Strafkompanie – Compañía disciplinar], sabiendo que Kowalski era sacerdote, lo atormentaban continuamente, le apaleaban en toda ocasión, le enviaban a los trabajos más pesados”, relataron.

También relatan que “a pesar de la severa prohibición, absolvía a los moribundos, confortaba a los desanimados, aliviaba espiritualmente a los pobrecitos que esperaban la sentencia de muerte, llevaba clandestinamente la Comunión y hasta lograba celebrar la Santa Misa en los barracones, animaba la oración y ayudaba a los necesitados”.

“En aquel campo de muerte, en el que, según la expresión de los jefes, no estaba Dios, lograba llevar a Dios a su compañeros de prisión”, expresaron.

Corrado Szweda, un sobreviviente del campo de concentración, cuenta la escena que tuvo que vivir el beato, cuando fue trasladado junto a otros 69 sacerdotes a Dachau, un campo de exterminio Nazi donde ya se encontraban otros 3 mil sacerdotes.

“Estábamos reunidos en el baño, esperando el turno para la desinfección. Entra Palitsch, el más despiadado de los verdugos. Se da cuenta de que don Kowalski tiene algo en la mano: ¿Qué tiene ahí? Pregunta bruscamente. Y sin esperar respuesta le golpea con la fusta en la mano, de la que cae un rosario. ‘¡Písalo!’, grita. Don José permanece inmóvil. Inmediatamente es separado del grupo y trasladado al batallón de castigo”.

De acuerdo con los testimonios, el beato organizaba la oración cotidiana en el campo. “Por la mañana, apenas salidos del confinamiento nos reuníamos, todavía en la oscuridad (a las 4.30) formando un pequeño grupo de 5-8 personas, junto a uno de los barracones, en un lugar menos visible (el descubrimiento de semejante reunión podría costarnos la vida), para rezar las oraciones que repetíamos después de él. El grupito, poco a poco fue aumentando, a pesar de que esto fuese muy arriesgado”, relatan.

El P. José Kowalski falleció la madrugada del 4 de julio de 1942, ahogado en la cloaca del campo. De acuerdo con uno de los testigos de sus últimos momentos de su vida, los compañeros llevaron al sacerdote Kowalski al barracón después de haber sido maltratado.

“Después de su llegada, yo he pasado con él los últimos momentos. Nos dábamos cuenta de que después del asesinato de los compañeros de nuestra sección (de los cinco ya habían sido asesinados tres) nos tocaba ahora a nosotros. En esta situación el sacerdote Kowalski se recogió en oración. En un momento dado se volvió a mí diciendo: ‘Arrodíllate y reza conmigo por todos aquellos que nos asesinan’”.

“Rezábamos los dos, terminada la llamada en la sección, y entrada ya la noche. Al cabo de un rato, vino Mitas y llamó a don Kowalski, que salió de la litera con ánimo tranquilo, ya que estaba preparado para esta llamada y para la muerte que iba a seguir a continuación. Me dio su ración de pan que había recibido para la cena diciendo: ‘Cómelo tú, yo ya no lo voy a necesitar’. Dichas estas palabras se dirigió conscientemente a la muerte”, dijo el testigo.

El día anterior, la jornada estuvo llena de “espectáculos” de crueldad hacia los prisioneros con el objetivo de asesinarlos.

“Ahogaban a unos en el vecino desagüe de la basura, precipitaban a otros desde lo alto de un terraplén hasta el fondo de un inmenso canal que estaban abriendo, lleno de fango arcilloso. Aquellos de los despeñados que, gimiendo, no habían expirado aún, eran empujados a una especie de grueso tonel sin fondo, que servía de refugio a los perros. Les obligaban a imitarles, aullando, y después, arrojando por tierra la menestra, obligaban a aquellos moribundos a lamerla en el suelo. Uno de los esbirros aúlla con voz ronca: ‘¿Dónde está el cura católico? Que les dé su bendición para el viaje a la eternidad’”, cuenta el testigo.

En tanto, “otros verdugos arrojaban a Kowalski desde lo alto al fango para divertirse”.

“Desnudo, sacado del albañal fangoso, con los restos de los pantalones colgando, todo empapado de la cabeza a los pies de aquella pasta viscosa de fango y porquería, obligado a fuerza de golpes, llegó al tonel donde yacían, moribundos unos, muertos los otros. Los verdugos golpeando a don Kowalski, escarneciéndolo como sacerdote, le ordenaron subir al tonel e impartir a los moribundos según el rito católico, la última bendición para el viaje al paraíso”.

En ese momento, José Kowalski se arrodilló y comenzó a rezar el Padrenuestro, el Ave Maria, el Sub tuum praesidium y la Salve Regina. “Acurrucados en la hierba, sin atreverse a levantar la cabeza por no exponerse a las miradas de los verdugos, saboreaban las penetrantes palabras de don Kowalski, como alimento material de una paz deseada”.

El testigo también recordó las palabras de un joven estudiante de Jaslo (Tadeo Kokosz) que le dijo al oído “el mundo todavía no ha oído una oración semejante, quizá ni en las catacumbas se oraba así”.

“En aquella tierra empapada por la sangre de los prisioneros, penetraban ahora las lágrimas que brotaban de nuestros ojos, mientras asistíamos al sublime misterio, celebrado por don Kowalski con aquella macabra escena como fondo”, expresó el testigo.

El P. José Kowalski fue beatificado el 13 de junio de 1999.

“Con pleno conocimiento, con voluntad decidida y dispuesta a todas las consecuencias, abrazo la dulce cruz de la llamada de Cristo y quiero llevarla hasta el final, hasta la muerte”, dijo el beato, quien siguiendo el llamado de Dios se unió a la congregación salesiana en 1927.

(185)

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons