Home NOTICIAS San Francisco Marto: modelo de vida interior para todas las edades

San Francisco Marto: modelo de vida interior para todas las edades

1.05K
0

Desde Mater Mundi nos unimos a la celebración del centenario de San Francisco Marto, el pastorcito de Fátima. Por ello os presentamos este vídeo como un recorrido y homenaje a la figura de este pastorcito, que nunca pierde actualidad.

 

San Francisco Marto nació el 11 de junio de 1908, en Aljustrel, en la parroquia de Fátima (Portugal). Era un ambiente de sencillos campesinos, familias numerosas muy unidas y enraizadas en la fe.

 

Ambiente histórico

Las apariciones de la Virgen en Fátima se produjeron en medio de la Primera República Portuguesa (1910-1926).

La monarquía fue abolida en la revolución del 5 de octubre de 1910, en que se implantó la República. El joven rey Manuel II tuvo que ir al exilio. Esta república tenía ideología socialista, anticlerical, masónica-carbonaria. Desde el principio hubo expulsiones de religiosos y cierre de conventos.

En este ambiente, que coincide también con la Primera Guerra Mundial y la revolución soviética en Rusia, Dios fijó sus ojos en unos sencillos niños con grandes designios de misericordia.

 

El pequeño Francisco

Era el penúltimo de los siete hijos de Manuel Pedro Marto y Olimpia de Jesús.

El 20 de junio fue bautizado en la iglesia parroquial de Fátima.

Francisco Marto (n. 11 de junio 1908   –  † 4 de abril de 1919)

Tenía un natural sencillo, tranquilo, amante del silencio y la soledad, sensible al sufrimiento de los demás, nada miedoso.

Según su prima, era muy distinto a Jacinta: “siempre sonriendo, amable y condescendiente, jugaba con todos los niños indistintamente. No regañaba a nadie. Solo alguna vez se retiraba cuando veía que algo no estaba bien”.

Con su prima Lucía y su hermana Jacinta, recibió tres veces la visita celestial del Ángel (1916) y la de Nuestra Señora del Rosario en Cova de Iría (1917). Como detalle, él solo veía, pero no oía sus voces.

La experiencia de estas apariciones marcó su alma profundamente, como una gracia que perfeccionó las cualidades naturales.

El amor a Dios y a la Madre del cielo le animó a buscar los sacrificios, como sus dos compañeras.

Mientras Jacinta estaba más conmovida con la visión del infierno y la pasión por salvar pecadores, él tuvo una misión distinta.

Tomó como meta de su vida estas palabras del ángel: “Consolad a vuestro Dios”. También las de Nuestra Señora: “Tiene que rezar muchos Rosarios” y “No ofendan más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido”.

 

Desde entonces, todo lo ofreció para consolar a Dios

Su amor a Dios se volvió contemplativo y reparador, dominado por la Luz de la presencia de Dios en lo más íntimo de su alma: “¡Estábamos ardiendo en Dios y no nos quemábamos! ¿¡Cómo es Dios!? … Pero ¡qué pena que Él esté tan triste! ¡Si yo pudiera consolarle!”

Los inocentes cantos y juegos, perdieron el atractivo para este niño entonces de 7-8 años. “No cantemos más. Desde que vimos al Ángel y a Nuestra Señora no tengo ganas de cantar”. Prefería retirarse solo a pensar: en Dios, en la Virgen. Sor Lucía decía que él “tenía pasión por Nuestro Señor”.

Sabía que iría al cielo. Prefirió no ir a clases sino consolar con su compañía a ‘Jesús escondido’ en la iglesia.

Enfermó en la gripe de 1918. En su enfermedad confió a Lucía: “¿Nuestro Señor, aún estará tan triste? Tengo tanta pena de que esté así. Le ofrezco cuantos sacrificios puedo”.

Cementerio de Fátima

Antes de morir se confesó y comulgó santamente.

Voló al cielo, en brazos de la Virgen, sobre las 10 de la mañana del 4 de abril de 1919, primer viernes.

 

Hitos del proceso de canonización

Todo su proceso ha estado unido al de su hermana, Jacinta Marto, cuyo centenario se celebrará el 20 de febrero del próximo año 2020.

  • -El 29 de marzo de 1950 el Obispo de Leiría-Fátima, D. José Alves Correia da Silva, recibió de la Sagrada Congregación de Ritos (la actual Congregación para las Causas de los Santos) licencia para iniciar el proceso diocesano sobre la fama de santidad, virtudes y milagros de Francisco y Jacinta.
  • -El 17 de febrero de 1952 se realizó el reconocimiento de sus restos mortales, el 13 de marzo fueron trasladados a la basílica de Fátima, y el 30 de abril se inició el Proceso informativo (63 sesiones y 25 testimonios).
  • -En agosto de 1979 se cerró el proceso diocesano, y el 20 de diciembre se abrió el Proceso en Roma. El 13 de mayo de 1989 San Juan Pablo II firmó el Decreto de la heroicidad de las virtudes, lo que les daba el título de Venerable.
  • -El 28 de junio de 1999 se aprobó el milagro que llevaría a la beatificación: la curación de Emília Santos. El 13 de mayo de 2000 fue beatificado junto con su hermana Jacinta, en el Santuario de Fátima.
  • -El 23 de marzo de 2017 se aprobó el milagro para su canonización: la curación del niño Lucas Maeda de Oliveira.

El Papa Francisco canonizó a Francisco con solo diez años, como modelo de la práctica heroica de las virtudes.

 

(1052)

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons