Home ACTUALIDAD ¿Es posible el resurgir de las vocaciones religiosas en un país altamente secularizado?

¿Es posible el resurgir de las vocaciones religiosas en un país altamente secularizado?

¿Es posible el resurgir de las vocaciones religiosas en un país altamente secularizado?
91
0

(ACI) Uruguay podría estar viviendo un resurgir de la vocación religiosa, explicó la Presidenta de la Conferencia de Religiosas y Religiosos del Uruguay (Confru) y Madre Superiora de las Hijas de María Auxiliadora, hermana Laura Guisado.

“La pregunta por la vida religiosa ha vuelto a surgir con fuerza, creo que hay una mayor sensibilidad a hacerse este planteo y, por supuesto, nos abre caminos de esperanza de un aumento vocacional en Uruguay«, aseguró.

La Madre Guisado, que conversó con el periódico católico de Montevideo “Entre Todos”, atribuye parte de esta posibilidad al insistente llamado del Papa Francisco a salir al encuentro de los demás.

“Las experiencias de servicio, de misión, de dejarse tocar por la realidad que se está viviendo, son espacios en los que las jóvenes descubren su vocación. Las pobrezas de hoy, sean físicas, morales o de falta de sentido, interpelan”, agregó.

En ese sentido, la Madre Guisado destacó que la vida religiosa en Uruguay “está en medio del pueblo, en medio de la gente, en los lugares más variados como la educación formal y la informal, en los barrios, los asentamientos, las parroquias, las zonas rurales, con los inmigrantes, con los enfermos, con los presos. Se busca estar donde se necesita, queriendo ser respuesta y compañía a todas esas realidades».

El aumento de la participación de los jóvenes en esas actividades solidarias y el compromiso que se genera a partir de ahí, es un indicador que refleja “que la juventud se da cuenta de que sus vidas tienen un sentido”.

“En la medida en que se profundiza la dimensión de fe, la ayuda no queda solo en un asistencialismo, sino en un compromiso mayor: jugarse la vida por acompañar al otro en respuesta a Jesús«, agregó la Madre Guisado.

Así lo vive Cecilia Gayo, de 30 años, en el juniorado de la Congregación Hijas de María Auxiliadora.

«Mi vocación más profunda es junto a los más pobres, a los que más necesitan, pero no para llegar como una especie de heroína, sino para caminar junto con ellos. Pero es Dios quien, a su tiempo, va presentando quiénes son esas personas o de qué forma voy a ir caminando con ellos», expresó.

En tanto, la joven postulante de la Congregación Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, Sofía Vinet, de 21 años, comenzó desde pequeña a participar en actividades solidarias en la pastoral del colegio.

“De ahí fui encontrándome con una nueva imagen de Dios, desde el servicio. Eso me fue llamando cada vez más la atención y encontrándome con Jesús desde ese lugar hasta sentir la necesidad de algo más. Y me decidí”, aseguró.

(91)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons