Home EVANGELIO Lunes 10º Tiempo Ordinario S. Bernabé, apóstol 11-06-2018

Lunes 10º Tiempo Ordinario S. Bernabé, apóstol 11-06-2018

61
0

“Id y proclamar que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis”

Evangelio según S. Mateo 10, 7-13

Dijo Jesús a sus apóstoles: «Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, arrojad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis. No os procuréis en la faja oro, plata ni cobre; ni tampoco alforja para el camino, ni túnica de repuesto, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en una ciudad o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa, saludadla con la paz; si la casa se lo merece, vuestra paz vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros»

 

Meditación sobre el Evangelio

Habían de repetir a la gente que el Reino de Dios se acercaba: llegaba en la predicación de Jesús, en la Nueva del Maestro. Se acercaba el Reino y se ofrecía: lo que pasó es que no lo recibieron; los pueblos que les sucedieron a los judíos tampoco lo acabaron de aceptar. Tomaron algunos rasgos nuevos, pero la esencia no; siguieron judaizando, aunque pareciesen antípodas, adheridos como lapas a la ley, vacíos de caridad y resistentes a su Palabra.Poder de milagros les confiere; es que Dios estará con ellos, con todo el que avance en su nombre.

Ir rociando de favores a la gente, en la medida de sus fuerzas, en la proporción que Dios le concedió; no cobrar, no exigir remuneración, pues Dios se lo dio para darlo, y Él pagará. Legítimo sería requerir remuneración y alimento, puesto que no queda tiempo para ganarlo; pero hay ocasiones en que es fatal requerirlo, y siempre es abominable cuando se utilice el apostolado como medio de vida: a esto se refiere Jesús; en ocasión tan decisiva, era inoportuno que demandase el obrero su salario.

Procuraba, además, enseñarles a no subordinar su apostolado al dinero; es hoyo donde habían de caer tantos y se hundiría mil veces la obra de Dios. Dinero, dinero: «no llevéis oro ni plata…». Que vayan en Dios confiados y reciban sin rubor la alimentación de parte de las gentes, «pues el obrero merece su sustento».
Hospedarse en casa que lo merezca, familia que se calcule apta para el Reino; permanecer en ella. Con vosotros entrarán dones del cielo y será una fortuna para ellos haberos hospedado; mas como resistan a la Nueva que lleváis, las mercedes del cielo, no hallando donde posarse, volverán y se retirarán con vosotros; pues de tal casa os iréis y de la aldea que no acepte el mensaje.

Así sucederá todos los siglos: personas y grupos que se obstinan, conviene dejarlos a su insensatez, no tratando de majar en hierro frío ni martillar en piedra que te dispara esquirlas.

(61)

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons