Home EVANGELIO Miércoles 8º Tiempo Ordinario 30-05-2018

Miércoles 8º Tiempo Ordinario 30-05-2018

40
0

“El que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido a que le sirvan, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos”

Evangelio según S. Marcos 10, 33-35. 37-45

Jesús dijo a los doce: «Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, se burlarán de él, le escupirán, lo azotarán y lo matarán; y a los tres días resucitará». Se le acercaron los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: «Maestro, concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda». Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís, ¿podéis beber el cáliz que yo he de beber, o bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?» Contestaron: «Podemos». Jesús les dijo: «El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y seréis bautizados con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado». Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús, llamándolos, les dijo: «Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos»

 

Meditación sobre el Evangelio

Llamó a los Doce y se le agruparon. Mientras caminaba les iba conversando. Contóles que, en efecto, se dirigían a Jerusalén, que allí se cumplirían las profecías relativas al suplicio del Mesías. Detallóles los padecimientos: traición (será entregado a los sumos sacerdotes), reprobación por parte del alto sacerdocio y los doctores, condenación a muerte, traspaso del reo para sentencia y ejecución a las autoridades romanas, bofetadas, salivazos, ultrajes, la terrible flagelación y la muerte en forma de crucifixión. Añadió: Al tercer día resucitaré.Les hablaba previniéndoles, intentaba robustecerlos para cuando sonara la hora triste; la verificación de los suplicios les redoblaría la fe en lugar de perdérsela.

Les hablaba además porque necesitaba expansionarse y soltar la opresión de su próxima terrible tribulación. Y le salen con esto.
¡Qué de penas causaban a Jesús las salidas necias! ¡Qué choque para Él, obtener de sus apóstoles, en lugar de esfuerzo y comprensión, ambiciones y egoísmos! Presto se han olvidado de que su corazón sangra y que les ha confiado su herida para que restañen la sangre y le apliquen bálsamo. Por el contrario ellos siguen abogando a su provecho y no piensan en Jesús más que para su medro y ambición. No es que fueran tan malos que no le quisieran; pero eran tan rastreros que era una lástima.
A pesar del anuncio de la pasión poco antes, persisten en esperar un reino terreno, pomposo y prepotente, fastuoso, de corte y esplendor.
Sí, hay un reino, diverso del que ellos se imaginan. En una frase significó todo esto y los alertó para que no fiaran de un reino opíparo, dominador y brillante: ¿Podéis beber el cáliz de amarguras que yo he de beber?, ¿podéis sufrir el baño de sangre y de befas que yo voy a sufrir?

No oyeron más que la frase escueta, sin explanación. Y se atrevieron. Era la única condición que exigía para conceder la dádiva, y pensaron que no era momento de regatear. «Podemos», contestaron.No sabían qué contestaban ni a cuánto se comprometían. El Maestro que con su pregunta no intentara una respuesta, sino una instrucción de que en su reino no rigen aristocracias ni primacías, oyó con triste sonrisa su contestación categórica. Pobrecillos; no sabían lo que decían; y sin embargo era cierto que un día beberían su cáliz y serían sumergidos, como Jesús, en las aguas del sacrificio. El primer puesto no me lo pidáis a mí. El Padre tiene señalado quién es el primero y quién el segundo.
Enterados los otros mascullaron protestas indignándose con las pretensiones ventajistas de los dos. Tal para cual, todos andaban por el mismo egoísmo.
Mi reino no es así, es de otro estilo, es amor.

El rey, yo lo soy, es el que más sirve, el que más se baja, el que más consuela, el que más da su agua, su pan, su piel, su carne, su sangre, su vida. El primero después de Él, es el que más da, el más sencillo servidor de todos, el más desaparecido para que los otros crezcan, el que más vierte sangre y sudor, sin atribuirse importancia, sin publicidad, sin notoriedad, el que goza en ser el último para que los otros sean antes. ¡Tanto los ama!

«El que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Como el Hijo de Dios que no vino a ser servido, sino a servir». ¡Y hasta qué grado, Dios mío!

(40)

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons